Archivo mensual: abril 2009

Rafael Courtoisie

Rafael Courtoisie

30 de abril de 2009

19:00 horas

Sala Menor de la Hospedería Fonseca

RAFAEL COURTOISE (Montevideo, Uruguay). Poeta, narrador, ensayista y profesor universitario. Es uno de los escritores uruguayos de mayor reconocimiento internacional. Autor de 14 libros de poemas, cinco novelas, siete libros de relatos y tres antologías, ha recibido, entre otros, el Premio Fundación Loewe de Poesía (España, Editorial Visor, jurado presidido por Octavio Paz), el Premio Plural (México, jurado presidido por Juan Gelman), el Premio de Poesía del Ministerio de Cultura del Uruguay, el Premio Internacional Jaime Sabines (México) y el Premio Blas de Otero (España). Su novela Santo Remedio (Madrid: Lengua de Trapo, 2006) ha sido elegida por las editoriales españolas y la Fundación Lara como una de las seis mejores novelas publicadas en español, durante 2006. El libro de relatos Cadáveres exquisitos (Buenos Aires, 1995) fue Premio Bartolomé Hidalgo de la Crítica, mientras que su novela Vida de perro (Montevideo, 1997) fue Premio Nacional de Literatura. Su novela más reciente es Goma de mascar (Madrid, Lengua de Trapo, 2008). La adaptación teatral de su novela Tajos fue estrenada en Buenos Aires (2002) y en Santiago de Chile (2005). Profesor de Narrativa y Guión Cinematográfico en la Universidad Católica del Uruguay y en la Escuela de Cine del país, ha sido profesor invitado en Florida State University, University of Cincinnati y Birmingham University (Inglaterra). La Universidad de Iowa (Estados Unidos) lo ha convocado especialmente para formar parte de su International Writing Program. Ha recorrido América desde Canadá a Tierra del Fuego y andado por el mundo desde el desierto del Néguev a Estambul, desde Roma a Damasco, desde Jericó a Sarajevo. Parte de su obra ha sido traducida, entre otras lenguas, al inglés, francés, italiano, portugués, rumano, bosnio y turco. De su obra, ha dicho Mario Benedetti: “Rafael Courtoisie es uno de los escritores latinoamericanos más descollantes y de más merecido prestigio. Sus rasgos predominantes son el rigor y la ironía siempre reveladora.” Octavio Paz, a su vez, indicó que en su obra se destacan una “gran precisión y a la vez una sorprendente libertad en el manejo del lenguaje.”

 

POESÍA Y CARACOL

“La poesía es un caracol nocturno en un rectángulo de agua”. Estas palabras  húmedas, untuosas, lentas, provienen del poeta cubano José Lezama Lima.

La imagen es convocada con harta frecuencia para explicar lo inexplicable, para dar cuenta de una extraña posesión. De tanto repetirlas el agua comienza a evaporarse y el caracol se fuga dentro de su misterio, se enquista.

El rectángulo de agua queda seco.

El caracol se va, desaparece.

Si ese caracol nocturno llega a alguna parte es solamente a su centro, a su boca metafísica, que es desde donde partió.

El caracol de la poesía, aunque se dirija a alguna parte en concreto, jamás se aleja de su lugar: el caparazón del universo.

El caracol va al unísono con su saliva.

Si es verdad que se trata del caracol nocturno en un rectángulo de agua, debe olvidarse por un momento al caracol, debe observarse la geometría líquida de la página de agua, su pátina abundante y plana sobre la superficie de todas las cosas.

Es una página ambigua donde la mirada, sin el caracol oscuro, intenta escribir algo en vano, puesto que la misma sustancia abstracta del agua termina por borrar el rastro indeciso del caracol.

Si se piensa el agua sin el caracol, lo que se piensa no es sonido, es nada más que una parte sin la forma.

Son rocas del sentido, menudas partículas que cantan. Pedruscos que el caracol desliza y hace rodar a medida que avanza sin moverse, que se traslada en su sitio mediante la bizarra  cinética de su desempeño.

Las motas, las esquirlas semánticas se hunden en el rectángulo de agua.

Son sílabas mojadas, y nada más que tiempo.

© Rafael Courtoisie