Archivo mensual: abril 2010

Celia Camarero

Celia Camarero

29 de abril de 2010

19:00 horas

Aula Magna de la Facultad de Filología

CELIA CAMARERO, nacida en Burgos, en 1962, es Licenciada en Filosofía, Profesora Superior de Piano y Diplomada en Magisterio en la especialidad de Lengua y Literatura españolas. Su profesión de pianista la ejerce en el Conservatorio Profesional de Música de Salamanca, ciudad en la que reside desde 1990. Su poemario El círculo y la herida es el primero de la autora y ha obtenido en 2009 el Premio “Gerardo Diego” de la Excma. Diputación Provincial de Soria. Ese mismo año obtiene también el Premio “Flor del Almendro” del Ayuntamiento de La Fregeneda (Salamanca). Ha publicado en diversas antologías y revistas como Albor,  Álamo, Papeles del martes, Viernes del Sarmiento, Cuadernos del Episcopio, etc.

 

La cuestión no es el ser, sino la vida,

la búsqueda incesante, la ruptura

del corazón en mil

navajas, en mil lenguas

de afilada doblez.

La cuestión es que, poco a poco, el niño

que un día no lejano nos habitó, se ha ido

a conquistar un sórdido pasado

que le expida su título de adulto.

Pero nada, ni siquiera la mano

que acaricia su sexo tiernamente,

ni siquiera la curva presta al parto,

ni la voz que lo acoge, ni el magnífico

despertar de los campos a las marzas,

ni el dios al que no reza, o al que reza

cuando anhela no ser, sino otra cosa,

no vivir, sino otra vida,

no cargar para siempre

con la amenaza de su propio rostro

reflejado en el sable y en la vaina

de la contradicción. Nada, digo,

puede evitar su llanto.

La cuestión no es el ser, sino las lágrimas.

© Celia Camarero

Anuncios

María Auxiliadora Álvarez

María Auxiliadora Álvarez

21 de abril de 2010

19:00 horas

Aula Magna de la Facultad de Filología

MARÍA AUXILIADORA ÁLVAREZ (Caracas, 1956). Doctora en Literatura Hispánica (Universidad de Illinois), y catedrática en historia colonial, estudios culturales, y poesía contemporánea (Universidad de Miami, Ohio), ha publicado los siguientes libros de poesía: Mis pies en el origen (Paramaribo, Surinam, 1978); Cuerpo (Caracas, Fundarte, 1985. Segunda edición, 1993); Ca(z)a, (Caracas, Fundarte, 1990. Segunda edición, 1993); inmóvil (Caracas, Pequeña Venecia, 1996); Pompeya. Plaquette (Universidad de Puebla y LunaArena, 2003); El eterno aprendiz/ Resplandor (Caracas, Bid & Co Editor 2006); Las nadas y las noches. Antología. Candaya, Barcelona, 2009; Lugar de pasaje. Antología. Monte Avila, Caracas, 2009. Ambas antologías incluyen poemas de los libros inéditos Sentido aroma, 1994; Páramo solo, 1999; Un día más de lo invisible, 2005; Las regiones del frío, 2007; y Paréntesis del estupor, 2009.

 

CA(Z)A

(1990)

 

 

 

mi esposo que vive enterrado

tanto le da la vida como la muerte

yo y los niños vamos a veces

corremos en su superficie

EEEE le gritamos

con las bocas pegadas a la tierra

SAAAL queremos verte

ven a ver este sol estas personas estos animales

estamos alegres

Lo oscuro de él no saluda

o se pone triste con la mano

o hace señas para que vayamos

Sal solos de ti

© María Auxiliadora Álvarez


Antonio Sánchez Zamarreño

Antonio Sánchez Zamarreño

13 de abril de 2010

19:00 horas

Aula Magna de la Facultad de Filología

ANTONIO SÁNCHEZ ZAMARREÑO (Villar de la Yegua, Salamanca, 1951). Desde muy joven, comienza a publicar poemas en revistas como Álamo, Ateneo, Papeles del martes o Los cuadernos del Sornabique. En el año 2003 publicó un primer libro de versos, Cuadernos del romano, al que han seguido Celebración del abismo (2007), La nuca del malhechor (2009) y El paladar a la intemperie (2009). Figura en las antologías Las palabras de paso. Poetas en Salamanca 1976-2001 (2001), El corazón de la palabra (2004) y Poemas del cuatro del tres (2006). Acogido a los clásicos, busca en todo lo que escribe austeridad y hondura.

CRUCIFIXIÓN ENTRE DOS PADRES

La vertical ausencia de mi padre.

La horizontal ausencia de mi madre.

Y, entre las dos, un hueso izquierdo:

Allí

mi media ausencia sea crucificada.

Regresarán al sol las oropéndolas.

Pero, padre, jamás mi padre allí.

Pero, madre, jamás mi madre allí.

Pero, Dios mío, jamás mi Dios allí.

Pero jamás flor de retama allí.

Allí sola mi nuca entre ladrones,

rota de Dios, de padres, de retama,

aquel viernes sin lumbre y sin marías:

aquel sin viernes todo martillazos.

© Antonio Sánchez Zamarreño