Archivo mensual: marzo 2011

Eduardo Moga

Eduardo Moga

Miércoles 23 de marzo de 2011

19:00 horas

Aula Magna de la Facultad de Filología

EDUARDO MOGA (Barcelona, 1962). Ha publicado los poemarios Ángel mortal, La luz oída («Premio Adonáis», 1995), El barro en la mirada, Unánime fuego; El corazón, la nada, La montaña hendida, Las horas y los labios, Soliloquio para dos, Los haikús del tren, Cuerpo sin mí, Seis sextinas soeces y Bajo la piel, los días. Ha traducido a Bukowski, Rimbaud, Faulkner, O’Hara, Sandburg y Ramon Llull, entre otros. Es responsable de las antologías Los versos satíricos y Poesía pasión. Doce jóvenes poetas españoles. Ha publicado los ensayos De asuntos literarios y Lecturas nómadas. Codirige la colección de poesía de DVD ediciones.

Hace tiempo que ha amanecido, pero el gallo sigue cantando. Hacemos el amor con uñas rejuvenecidas, entre silencios tibios. El pene se recorta contra un rectángulo de luz imperiosa, solo interrumpida por los apósitos de las nubes, tras los que se insinúa un firmamento de piedra. Su cabeza oscila, ingiere, se desangra en ondulaciones de caoba. Su cuerpo huele a madera y a mortero. El gallo canta una vez más: no sabía de tanta persistencia; me asombra su tenacidad, y la tenacidad de los cuerpos, la claridad que albergan en sus cavidades, su irradiación de hierro y de saliva, mientras la mañana, untuosa, se deshace entre los dedos como una sombra, y apuñala los huecos que entregamos al otro, para que los llene de su vacío, o para que le transfieran el nuestro. Luego iremos al río y veremos, como estatuas de agua, a los peces alimentarse de nuestras heridas. (También se comen a una araña, a la que, sin saber que la condenaba a ser devorada, he enviado a la corriente de un papirotazo). Las copas de los árboles se hincan en el azul, que escapa con la convicción de un presidiario, y se materializa en levedades glaucas, en coágulos de zafiro. Alguien fuma. Alguien muere. Otros ven anudarse los minutos, y desatarse después, como animales migratorios, como asuntos de aire. Y todos respiran con idéntica convicción, consumiéndose en su indolencia, sometidos a la abrasión de la nada. El agua espejea, sólida: comunica la impaciencia de los cantos por rodar, y su fracaso sin resquicios, y sus acentos de mica. La espesura se derrama hasta alcanzar el caos, y abraza su armonía, y luego se estira como el bronce, crepitando de espumas, como espumas incendiadas. Seguimos haciendo el amor, como si nos acariciara un vendaval. El sol araña, absorto de inclemencia. Y el gallo ―cabrón― canta.

© Eduardo Moga [Poema I de El desierto verde, inédito]


Antonio Colinas

Martes 15 de marzo de 2011

19:00 horas

Aula Magna de la Facultad de Filología

Presentación de la Obra poética completa (Siruela) y de la antología Nueva ofrenda (Institución el Brocense)

www.antoniocolinas.com/

EL LABERINTO INVISIBLE

Para el que sabe ver

siempre habrá al final del laberinto

de la vida

una puerta de oro.

Si la atraviesas hallarás un patio

con musgo, empedrado,

y en él dos cedros opulentos con

sus pájaros dormidos.

(No encontrarás ya aquí la música de Orfeo,

sino sólo silencio.)

Cruza el patio, verás luego otra puerta.

Ábrela.

Ya dentro, en la penumbra,

verás un muro

y, en él, unas palabras muy borrosas

de cuya sencillez brota una luz

que, lenta, pasa a ti y te devuelve

al fin la libertad,

la plenitud de ser:

“Sean siempre alabadas

las palabras dulcísimas

que sanan: paz y bien”.

Después, ya en soledad profunda,

verás que te hallas frente a otra puerta

que aún no puedes abrir,

porque no es el momento:

la que quizá te lleve a otro laberinto,

al laberinto último, invisible.

¿De él habrá salida?

(Sólo queda esperar,

esperar al amparo seguro

de esas letras borrosas

que sanan.)

© Antonio Colinas, Obra poética completa, Siruela, 2011


Ángel Herrero

Ángel Herrero

Martes 8 de marzo de 2011

19:00 horas

Aula Magna de la Facultad de Filología

http://angelherrero.

ÁNGEL HERRERO. Nació en Madrid, en 1951. Estudió Filología Hispánica y se doctoró con una tesis sobre textualidad y lírica tradicional (Signo/Texto). Se ha especializado en semiótica literaria y lingüística (Semiótica y creatividad. La lógica abductiva), y en diversas aplicaciones, como la hipótesis anagramática (La sibilación escrita: anagramatismo en la poesía de Antonio Machado) o el ritmo (El decir numeroso. Esquemas y figuras del ritmo verbal). Recientemente ha publicado la primera Gramática didáctica de la lengua de signos española y ha vertido numerosos poemas españoles a la LSE. Ha publicado el libro de poesía Adamor (2004).

He llegado al poniente

Con la piel tersa y los ojos abiertos de par en par

Se prometían estrellas en la oscuridad y en el frío

Se prometía visión pero también sombras

espesas

Se prometía un silencio de nieve y hay una

música que

comunica interior y exterior

He sido invitado

A ver los ojos, a convertirme en la mirada

Con que la noche se contempla

He sido invitado

A la sucesión radial de los números

A la vibración inconmensurable e infinita

He sido invitado a vaciar mi vida en honor a los

hombres

-También al hombre que yo era, sin merecerlo ni

buscarlo

He sido invitado a disolver mi nombre en otros

nombres

He sido invitado

A no haber sido, al fin y al cabo, todavía…

© Ángel Herrero