Archivo mensual: octubre 2012

Luis García Montero

 

Luis García Montero

Lunes, 5 de noviembre de 2012

19:00 horas

Aula Magna Facultad de Filología

Entrada libre hasta completar el aforo

Luis García Montero nació en Granada (España) en 1958. Es catedrático de Literatura Española en la Universidad de su ciudad. Entre sus libros de poemas, destacan El jardín extranjero (1983), Diario cómplice (1987), Habitaciones separadas (1994), Completamente viernes (1998), La intimidad de la serpiente (2003), Vista cansada (2008) y Un invierno propio (2011).

Como ensayista, es autor de Poesía, cuartel de invierno (1988), El sexto día. Historia íntima de la poesía española (2000), Gigante y extraño. Las Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer (2001), Los dueños del vacío. La conciencia entre la identidad y los vínculos (2006) e Inquietudes bárbaras (2008). Ha publicado también la novela Mañana no será lo que Dios quiera (2009).

Se le han concedido en España los premios Adonais, Loewe, Nacional de Literatura, Nacional de la crítica, Gremio de Libreros de Madrid y, en  México, el premio Poetas del Mundo Latino.

La cometa

De pronto llega el día.

Alguien sabe cambiar de sitio las manzanas,

Adán no es para Eva como un hermano viejo

y la serpiente muerde y se pone a la altura

de la fama que arrastra.

De pronto, alguna vez,

los jefes no vigilan

detrás de las noticias de un periódico,

la luna es más sencilla que una puerta

y no tienen razón

el eco y el ciprés, el lobo y la pregunta

por los que no han venido.

En esa cerradura de los miedos

de pronto hay una llave que no entra.

Me convenzo, me afirmo con vosotros.

Pero duele también la mala suerte

de nunca estar ahí,

de no llegar a tiempo para verlo.

Resisto como un niño sin familia

que espera en casa del extraño

la hora de volar una cometa.

Anuncios

Almudena Guzmán

Almudena Guzman

Jueves, 15 de noviembre de 2012

Aula Magna Facultad de Filología

19:00 horas

Entrada libre hasta completar el aforo

 

 

Almudena Guzmán nació en Navacerrada (Madrid) en 1964. Licenciada en Filología Hispánica, ha trabajado como redactora y crítica literaria en ABCD, el suplemento cultural del diario ABC. Es autora de los siguientes libros de poemas: Poemas de Lida Sal (1981, Accésit Premio de Poesía “Puerta del Sol”), La playa del olvido (1984, Premio de Poesía “Altair), Usted (1986, Finalista Único del  Premio de Poesía “Hiperión”, Hiperión), El libro de Tamar (1989, Premio “Ciudad de Melilla”, Rusadir y La General), Calendario (1998, Hiperión),  El príncipe rojo (2005, Premio Internacional “Claudio Rodríguez”, Hiperión),  Zonas comunes (2011, Premio de Poesía “Tiflos, Visor) y El jazmín y la noche . Poesía reunida: 1981-2011, Visor)

 

 

Quién sabe si cada vez que me pongo

este colgante,

este cedro de plata,

me acerco un poco más

al monte Líbano

y un día hasta pueda llegar,

quién sabe,

al bosque de las esmeraldas de Bsharri,

al bosque de los Cedros de Dios.


Mª Ángeles Pérez López

Mª Ángeles Pérez López

Martes, 9 de octubre

19:00 horas

Aula Magna de la Facultad de Filología

 

Entrada libre hasta completar el aforo

 

Mª Ángeles Pérez López (Valladolid, 1967). Poeta y profesora. Ha publicado Tratado sobre la geografía del desastre (México, UAM, 1997), La sola materia (Premio Tardor, Alicante, Aguaclara, 1998), Carnalidad del frío (Premio de Poesía “Ciudad de Badajoz”, Sevilla, Algaida, 2000), La ausente (Cáceres, Institución Cultural “El Brocense”, 2004) y Atavío y puñal (Zaragoza, Olifante, 2012), así como las antologías Libro del arrebato (Plasencia, Alcancía, 2005) y Materia reservada (antología seleccionada por Luis Enrique Belmonte, Caracas, El perro y la rana, 2007).  También ha publicado dos plaquettes: El ángel de la ira (1999) y Pasión vertical (2007).

En 2010 apareció Catorce vidas (Poesía 1995-2009) que recogió todos sus libros hasta esa fecha (Diputación de Salamanca). Está en prensa su antología Segunda mudanza (México, UAM).

 

 

Las palabras que masca la mujer

son lodo desplazándose en la boca

como un tsunami sucio y no lejano.

Entra y sale la furia sin esquinas

y los dientes se atoran, dificultan,

tropiezan con neumáticos y cuerpos,

con porciones minúsculas de fe.

El mar muerde su lengua hasta que sangra

y después del derrumbe, la imprudencia,

la cólera arrasada por la espuma,

se duerme serenísimo y feliz

como un niño agotado de correr

tras las gaviotas blancas y carnívoras.

Las palabras que masca la mujer

son lodo resbalando por su cuerpo

como un tsunami sucio y no lejano.

Cuando ella recompone el corazón,

su pelo desgajado que las algas

han cosido de verde y de violencia,

las piernas como versos heptasílabos

de un haikú lacerado en su mitad

y mudo en la mudez de cinco tonos,

separa de su piel los peces muertos,

las escamas doradas de las carpas,

el amianto adherido a su dolor.

De su concha sin nácar ni coral

brota entera y desnuda la mujer

como Venus ajada y resurgida.